Comenzamos. Este blog queremos que sirva de precedente para que otras personas, estudiantes como nosotros o profesionales de cualquier ámbito se hagan eco de los temas que vamos a abordar en él, como: colectivos LGTB, identidad de género, condición sexual, poliamor y un largo etcétera que provoque en la sociedad un sentimiento de concienciación y sensibilización, que eduque y satisfaga la curiosidad.

La identidad de género o sexo con el que se identifica una persona es aún un tema desconocido para muchos. Por ello, os insto a que veáis el documental ‘Growing Up Coy’ donde conoceréis a Coy, una niña de 6 años que nació biológicamente chico pero que según se fue haciendo mayor comenzó a identificarse con el sexo femenino. Aquí viene uno de los primeros problemas de nuestra sociedad, hay que saber distinguir entre: sexo biológico donde podemos incluir todo lo relativo a nuestras hormonas y nuestros órganos reproductores; el género en cuanto a lo que la sociedad espera de nosotros en relación a si nuestro sexo biológico es el de una chica o un chico; y por último, la identidad de género que alude a la percepción de nuestro propio género.

1465830734575ecd4e7a268.jpg

Coy es el claro ejemplo de una niña transgénero, la cual con 18 meses se dio cuenta de que vivía en un cuerpo con el que no se identificaba, y con el paso de los años comenzó a hacerse preguntas que trasladaba a su madre con el objeto de saber cuando se convertiría en una chica. Kathryn y Jeremy -madre y padre de Coy- apoyaron a su hija desde el minuto uno e iniciaron un largo y paulatino proceso de lucha que quedó plasmado en este documental coproducido por ITVS.

El primer impedimento con el que se encontraron fue la prohibición -por parte de la administración del colegio al que solía ir Coy- de su acceso a los baños para chicas, ya que consideraban que su uso estaba limitado a las niñas que habían nacido biológicamente como tales. Aquí comenzó la batalla de esta familia, que con el propósito de conseguir que su hija no se sintiera discriminada en el colegio, acudieron a Michael Silverman para presentar una querella ante la División de Derechos Civiles de Colorado, que sirviera de precedente tanto para el estado de Colorado como para toda la Nación.

captura

Pronto la familia Mathis al completo, se convirtió en el centro de la opinión pública del país, provocando tensiones dentro y fuera de la familia. Pero finalmente toda esta tensión que parecía no cesar, desembocó en algo positivo, consiguieron aquello por lo que llevaban meses luchando, se promulgó la primera sentencia en EE.UU sobre los derechos de los estudiantes transgénero. Ninguna corte, ni ningún tribunal, había dicho jamás lo que declaró la División de Derechos Civiles de Colorado: ”los alumnos transgénero deben ser tratados de igual manera”. Haciendo referencia al concepto obsoleto de separados pero iguales, se declaró que ese concepto rara vez era igualitario. Y en el caso específico de Coy, no lo era en absoluto. Tras esta sentencia, el estado de California introdujo políticas antidiscriminación realmente fantásticas, además de posibilitar la participación de los estudiantes en  deportes que en su opinión encajen con su identidad de género.

A fecha de hoy, legisladores de 16 estados han introducido leyes antidiscriminación, pero aún más de la mitad de los estados de EE.UU carecen de protección para los alumnos transgénero. El Gobierno de Barack Obama, en Mayo del 2016, obligó a todas las escuelas públicas a permitir a todos los alumnos transgénero usar los aseos que encajasen con su identidad. Aunque muchos legisladores estatales continúan retando esta postura.

Anuncios