La transexualidad y todo lo que este concepto engloba sigue siendo uno de los temas más controvertidos de la actualidad. Todavía se conoce muy poco de ella y existe un amplio abanico de opiniones al respecto. Pero, para poder determinar dicho tema, debemos preguntarnos qué es la transexualidad, en qué consiste ser una persona transexual.

La respuesta es más compleja de lo que puede parecer a simple vista, pero intentaremos arrojar un poco de luz de una forma adecuada, ya que es un tema que cuenta con una notoriedad escasa pese a haber protagonizado las conversaciones mediáticas durante los últimos días. 

Tal vez la única visibilización que se le ha dado a la transexualidad hasta ahora haya sido en la ficción televisiva y cinematográfica. Un ejemplo claro puede ser Venus Van Dam, un personaje transgénero y carismático que debutó en la quinta temporada de la serie americana Sons of Anarchy (“Hijos de la Anarquía” en España) y que no tardó en ganarse el afecto del público, lo que le llevó a reaparecer con mayor frecuencia durante las dos últimas temporadas. Asimismo, también podemos mencionar a Sofía, una de las presas que aparecen en Orange is the New Black, una serie de humor carcelario que se sigue emitiendo actualmente y cuyo espectro de personajes es realmente amplio.

Pero las historias que intentan reflejar la vida de las personas transexuales todavía muestran una visión, en la mayoría de los casos, estereotipada. Dejan ver únicamente la punta de un iceberg inmenso que no sólo se constituye por una vestimenta determinada o un comportamiento “biológicamente contradictorio”. En este sentido podemos tomar la película La chica danesa como una fuente de información más ampli y fiable acerca de los diversos aspectos que rodean este concepto, ya que se basa en la vida de una artista transgénero que vivió en la Dinamarca de los años treinta. 

símbolo transexual
Símbolo que representa la transexualidad.

En términos generales, una persona transexual es aquella cuya identidad de género es contraria a la cultural y socialmente dada debido a la asociación que se suele hacer entre sexo y género (términos que, en realidad, son distintos entre sí). En otras palabras: un hombre o una mujer transexual se identifica con el género contrario al que se le ha dado por el simple hecho de haber nacido con un cuerpo y unos genitales concretos. Aquí entra en juego la carga social y cultural, las cuales, en muchas ocasiones, pueden presentar problemas de todo tipo a las personas afectadas, no sólo de carácter ético y social, sino también económico.

El mensaje tránsfobo del autobús que el grupo ultra católico Hazte Oír ha querido llevar por toda España ha acaparado la atención de los medios durante los últimos quince días, así como las transformaciones que este ha sufrido debido a la polémica que levantó en un primer momento.

El mensaje inicial dice así:

Los niños tienen pene.

Las niñas tienen vulva.

Que no te engañen. 

Estas palabras han podido leerse en múltiples ocasiones en la parte exterior del vehículo con el que han recorrido Madrid y otras comunidades, aunque no ha sido bien recibido, ya que se han podido ver manifestaciones multitudinarias en varios puntos del país para mostrar el rechazo a esta campaña basada en la intolerancia. Las puertas del campus de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha sido el último destino al que ha llegado hasta ahora.

Nosotros no hemos querido ser menos, así que nos hemos acercado al lugar de los hechos para averiguar el motivo de la manifestación convocada por los propios alumnos de la facultad, que han  mostrado su tajante rechazo a la presencia de este vehículo y de los integrantes del grupo que viajaban en él.

El encuentro del viernes pasado se basó en un enfrentamiento entre los manifestantes y los miembros de Hazte Oír en Ciudad Universitaria, frente a la facultad de Derecho de la UCM, en la cual pudimos vivir momentos de tensión debido a las imprecaciones por parte de los manifestantes hacia el colectivo derechista, haciendo gala de la bandera LGTB al mismo tiempo, para mostrar su rechazo a su presencia, ya que, según afirmó Ricardo Alonso, Decano de dicho centro, no tenían derecho a estar allí, ya que había rechazado la solicitud que pidió un estudiante individual (en nombre del grupo) para organizar una mesa redonda en la que participaría Hazte Oír, la presidenta de VOX en Madrid, Rocío Monasterio y el periodista Cake Minuesa (irónicamente) en defensa de la libertad de expresión, puesto que sólo suelen atender peticiones de asociaciones representativas, según dijo el decano, quien, además de estar presente durante el desarrollo de los acontecimientos, ordenó el cierre de las puertas del edificio para impedirles la entrada, antes de la llegada de la Policía.

Manifestantes
Manifestantes protestando en la facultad de Derecho por la llegada del autobús de Hazte Oír.

El mismo líder de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga increpó a los manifestantes estudiantiles diciendo que “no entendían el significado del derecho a la libertad de expresión”, antes de marcharse con su autobús por petición de la Policía Municipal, que acudió al lugar de los hechos. 

Arsuaga
Ignacio Arsuaga con el autobús tránsfobo y el mensaje original.

Desde luego, a la escena de protesta no le faltó detalle: un notable número de gente, banderas, pancartas, cánticos reivindicativos, e, incluso, una denuncia por agresión solicitada por el Decano de la facultad de Derecho tras haber sido zarandeado por uno de los integrantes de la organización ultra conservadora. Asimismo, cabe destacar la valentía de una pareja homosexual al atreverse a darse un beso delante de su líder. No obstante, los estudiantes no abandonaron la zona hasta después de la marcha del recinto por parte del vehículo.

El sábado de esa misma semana, el propio Ignacio Arsuaga acudió al plató de La Sexta Noche para, según declaró, “explicar” el motivo de su visita frustrada a la Universidad Complutense.

El rechazo hacia la campaña contra la transexualidad llevada a cabo por este grupo ha sido casi unánime en España. Ahora podemos afirmar que la gente reacciona ante la discriminación y el discurso del odio, incluso los propios medios parecen prestar más atención ante estos episodios. Un ejemplo de ello es La Sexta, en cuyo programa, Más vale tarde, retransmitió en directo el desarrollo de la manifestación, desde la llegada de los ultra católicos hasta su expulsión del campus bajo el cántico colectivo de “nazis no”.

Este hecho demuestra que las cosas están cambiando de una forma cada vez más significativa en la sociedad. Cierto es que aún queda un largo camino por recorrer y que, todavía, se pueden encontrar ciertos resquicios de negación al el progreso y la aceptación hacia todo aquello que es diferente de lo que se considera tradicional. Sin embargo, siempre habrá diferencia de opiniones, pero no hay que olvidar que, cuando se habla de transexualidad y se crean juicios sobre esta, la carga cultural tiene un gran peso; más, incluso, que la biología, la cual ahora parece ser el próximo argumento estrella en el nuevo mensaje del autobús de los ultra católicos, que planean una gira por varias ciudades españolas, empezando por Barcelona, según cuenta eldiario.es

Esta apuesta ciudadana contra la intolerancia y el adoctrinamiento parece no haber concluido aún, pero lo que sí podemos decir es que ni la comunidad transexual ni los ciudadanos que la apoyan dejarán de luchar por sus derechos, unos derechos básicos de los que todo el mundo debería haber podido gozar desde el principio.

Anuncios