España es uno de los países del mundo más tolerantes respecto a cuestiones de diversidad sexual. Sin embargo, en estos últimos años las agresiones homófobas han aumentado entre un 20 o 30%. Pero esto es solo la punta del iceberg, pues según la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales no se denuncian el 70% restante.

En el año 2015 se produjeron 169 incidentes por orientación e identidad sexual, y se produjeron 61 detenciones y 19 imputaciones, según datos del Ministerio del Interior.

Madrid, una de las ciudades más cosmopolitas, modernas y liberales de España junto con Barcelona, será este verano la capital mundial del Orgullo Gay.

Dentro de la Comunidad de Madrid se interpusieron 21 denuncias y se contabilizaron 155 agresiones homófobas. Según cifras del año 2016 facilitadas por el gobierno autonómico, estas han crecido un 1000%.

A 12 años ya de la ratificación de la Ley del Matrimonio  Gay, estas cifras contrastan con una sociedad que en su mayoría han vencido al odio y la discriminación.

19.jpg

Un hecho a resaltar es que el sistema educativo en España no toma ninguna medida para inculcar el respeto a la tolerancia respecto a la diversidad sexual. Los niveles de acoso son alarmantes y con consecuencias psicológicas para los menores que lo sufren. En el ámbito escolar está generalizado, siendo los datos más preocupantes en las provincias con mayor presencia rural.

El problema nunca ha sido tratado de manera estructural. El deporte continúa siendo una asignatura pendiente para la lucha de los derechos del colectivo LGTBI+. En países como Francia o Inglaterra se tramitan sanciones en aquellos altercados relacionados con la homofobia dentro del campo, cancha o pista.

El objetivo principal hoy en día es conseguir una Ley de Igualdad LGTB contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género a nivel estatal. Cabe destacar que Cataluña y Extremadura poseen su correspondiente texto a nivel autonómico y en la Comunidad de Madrid, de mano de la presidenta actual Cristina Cifuentes, se está tramitando la norma.

En caso de sufrir una agresión homófoba, la FELGTB posee distintos medios a través de los cuales comunicar el hecho ocurrido en cuestión, por ejemplo, mediante su página web. Por otra parte Arcópoli dispone de un teléfono 24 horas -618 54 71 66- en el que se puede informar y orientar a la víctima.

Pero sin duda alguna se ha de acudir a la policía. Tanto como Policía Nacional, o los diferentes cuerpos autonómicos o locales, colaboran con asociaciones para abordar esta problemática de manera correcta. La víctima se ha de sentir protegida por parte del Estado. Hasta hace bien poco en las comisarías se reprimía y agredía al colectivo LGTB.

Anuncios