La ficción siempre ha sido un campo que abarca gran cantidad de temáticas, así como una herramienta frecuente para dar voz, e, incluso, dotar de una imagen propia a personas y situaciones ignorados por la sociedad durante mucho tiempo, a través de una historia con un mensaje reivindicativo, llegando a romper, a veces, tabúes establecidos previamente sobre los mismos. 

Las relaciones sentimentales entre personas del mismo sexo son un claro y, sobretodo, un clásico ejemplo de ello.

En entradas anteriores hemos dedicado unos cuantos párrafos a hablar de la visibilización de las relaciones LGTB en la ficción actual, la cual es cada vez más frecuente, así como empieza a estar dirigida a un público cada vez más amplio y a mostrar dichas relaciones de una forma más clara. Entonces citamos algunos ejemplos de series que se siguen emitiendo y/o que se han dejado de emitir hace poco, pero, en la entrada de hoy, debemos mencionar una de las series infantiles más populares de los últimos años: Adventure time, (“Hora de Aventuras”) al rededor de la cual se extendieron todo tipo de rumores sobre dos de sus personajes femeninos principales (Marceline y la Princesa Chicle), o, más bien, sobre la relación existente entre ellas. Finalmente, los productores afirmaron que ambas habían tenido una relación sentimental en el pasado, lo cual supuso, en su momento, un pequeño paso a favor del amor libre. No obstante, para poder percibir eso debemos fijarnos en el subtexto, ya que, hasta ahora, sólo hemos podido percibir pequeños guiños debido a la polémica que estos temas suelen crear. 

Marceline y Chicle
Marceline y Chicle (Adventure Time)

Sin embargo, no hay que olvidar que el retrato realista y, sobretodo, claro, en la animación aún sigue siendo una asignatura pendiente, aunque se estén empezando a dar los primeros pasado para cambiar el discurso tradicional. Lenny y Carl, ambos míticos personajes de Los Simpson, amigos y compañeros de trabajo de Homer, pueden servirnos de ejemplo, puesto que, al igual que Marceline y Chicle en Hora de Aventuras, la relación entre ellos ha llegado a convertirse en una fuente de chismorreo, incluso en la propia serie, en donde dejan caer ciertas frases y actos al respecto, logrando sembrar la duda en el espectador de una forma cómica y no tan infantil (es importante destacar que se trata de una serie dirigida a un público más maduro a pesar de ser de animación). 

Lenny y Carl
Lenny y Carl (Los Simpson)

Existen un creciente numero de series y películas cuya trama se atreve a dar más protagonismo a personajes homosexuales, un hecho que empezó a desarrollarse desde la segunda mitad del siglo XX hasta ahora, aunque, en la mayoría de las ocasiones, dichas tramas se extienden por el campo de la comedia, especialmente con el auge de las denominadas “sitcom” (o comedias de situación) en donde se aprovechan, en muchas ocasiones, los estereotipos asociados al colectivo LGTB con la intención de crear un personaje esperpéntico, cómico, con el que la gente se ría e, incluso, captar la simpatía de los espectadores, a menudo exagerando hasta el extremo dichos rasgos estereotipados.

Un ejemplo pueden ser Mitchel y Cameron en la serie americana Modern Family (aunque también muestran cierta protesta respecto a la imagen tradicional que se le ha dado a las parejas homosexuales en algunos capítulos), o Diana en la serie española Siete Vidas y, más tarde, Fidel en Aída, un personaje que también resalta la homosexualidad infantil, más que adolescente, constituyendo uno de los pocos casos en televisión. Asimismo, Mauri y Fernando también sientan las bases de una relación entre dos hombres en Aquí no hay quien viva y, curiosamente, no constituyen ningún chiste ni cliché, sino que se les muestra como una pareja más en la caótica comunidad de Desengaño 21, en la que también podemos encontrar un personaje transexual igualmente integrado. Asimismo, no podemos hablar de esto sin mencionar algunas de las películas del director Pedro Almodóvar (tales como Tacones lejanos, Los amantes pasajeros, La mala educación, La flor de mi secreto y un largo etcétera), en donde el elemento de la homosexualidad (y, a veces, la transexualidad) siempre está presente, a veces de una forma más directa y, en cambio, otras de una forma más indirecta.

Podríamos nombrar muchos más parejas alternativas que han ido haciendo acto de presencia en la ficción, tanto española como extranjera, a lo largo de estos años, pero nos detendremos en los ya nombrados para remarcar un detalle común entre ellos: en la comedia se suele encasillar a uno de los miembros de la pareja en un rol determinado, es decir, cuando se presenta a una pareja formada por dos hombres, normalmente, uno de ellos, ejerce el papel “dominante”, mostrando una imagen más masculina que el otro, quien, generalmente, presenta una actitud un poco (o mucho) más afeminada, adoptando, incluso, una actitud energúmena. Lo mismo pasa con las parejas lésbicas; generalmente se presenta a una de las mujeres con una estética más masculina que la otra, es decir, dentro de una imagen más “clásica”  en lo que a mujeres lesbianas se refiere, a menudo para arrancar más de una carcajada, una estrategia a la que algunas personas se oponen debido al efecto contraproducente que la imagen estereotipada tiene sobre el concepto popular de la homosexualidad. 

La Jaula de las Locas
Escena de La Jaula de Las Locas, de Édouard Molinaro (1978), primera adaptación cinematográfica de la obra teatral de Jean Poiret (1973).

No obstante, la comedia no es el único género en el que se muestra la variedad que encierra el romanticismo.

¿Qué pasa con el drama?

En lo que este género respecta, la homosexualidad tal vez no se represente de una forma tan clara, al menos, hasta ahora (o desde luego, no llegando a la exageración), a diferencia de la comedia, pero sí presenta los problemas que suelen ir de la mano del descubrimiento de la condición sexual del protagonista, a menudo en forma de rechazo, tanto propio como social.

Tal vez sea apropiado hablar de Brokeback Mountain una de las películas de temática homosexual por antonomasia, ya que, además de tratar este tema con claridad, también presenta el problema del descubrimiento de un secreto impensable para la sociedad que se contextualiza en la película, y la consiguiente necesidad de ocultarlo. Sin embargo, existen historias en las que la homosexualidad de los protagonistas se pasa por encima, tal vez dedicándole una leve mención, como es el caso de Imitation Game (“Descifrando Enigma”), un largometraje que trata sobre la labor del matemático Alan Turing, a quien se le considera el creador del primer ordenador de la Historia, con el que logró descifrar los mensajes de Enigma, una máquina creada por los nazis para introducir códigos secretos, pero cuya hazaña se vio obnubilada durante un tiempo debido a su condición sexual, la cual le supuso un castigo social que terminó con su vida. La trama se centra en las investigaciones del matemático, convirtiendo su condición en un elemento secundario que no se hace notar hasta bien avanzada la trama. 

Brokeback mountaim
Carátula de la película Brokeback Mountain (2005), dirigida por Ang Lee.

Podríamos afirmar que, en el drama, la atención que se presta a las condiciones sexuales alternativas varía en función del enfoque que se pretenda dar a la historia, así como su intensidad. En la comedia, pese a rozar esa temática sin tener ningún afán de profundizar en ella, incluyéndola tan sólo como un elemento secundario con el que, de alguna forma, se topa el protagonista, esta suele presentarse siempre con una exageración y una notoriedad mayores que en el género opuesto, en donde, en definitiva, a no ser que se pretenda hablar de ese aspecto concreto, suele pasar más desapercibido ante los espectadores, incluso al resto de los personajes que participan en esa misma historia, es decir, existe cierto secretismo, más moderación.

Es posible que no desvelemos nada nuevo, pero existen matices de los que, en muchas ocasiones, no nos damos cuenta cuando vemos una serie o una película.

Sin embargo, cabe destacar que esta visibilización es algo de lo que se ha empezado a hablar desde hace relativamente poco, puesto que, a pesar de haber películas denominadas “de cine homosexual”, muchas de ellas no se dieron a conocer hasta mucho tiempo después de su estreno debido a la censura, incluso existen algunas que nunca han llegado a algunos países, como es el caso de The Rocky Horror Picture Show, que sólo se puede encontrar subtitulada. Asimismo, el tratamiento que antes se le daba a esta temática apenas se notaba y, si lo hacía, o bien se trataba de un modo “ocultista” y dejando claro el riesgo moral al que los miembros de esa pareja se exponen diariamente por haber adoptado dicho estilo de vida, es decir, adoptando un papel docente y, sobretodo, conservador, o se intentaba hacer humor con ello. 

En cualquier caso, el hecho de que el discurso tradicional sobre este tema se esté cambiando, es indudable. Ahora se habla de ello de una forma cada vez más abierta y libre de prejuicios.

Son muchas las listas de películas y series recomendables para ahondar más en la temática LGTB, en las que se encuentran y coinciden algunos títulos de largometrajes utilizados como referente mundial en este campo, pero, al final, el criterio individual juega siempre un papel esencial en la elección.

Animamos a los lectores a compartir su película y/o serie favorita con nosotros.

Anuncios