La Universidad Carlos III (Getafe) acogió anteayer por la tarde una ponencia titulada “Qué es la asistencia sexual?”, enmarcada en las jornadas que se están celebrando esta semana.

La conferencia fue moderada por Elisa Arenas López (trabajadora social de Hetaira) e impartida por Antonio Centeno Ortiz (activista social del Foro de Vida Independiente y Diversidad y director de Asistenciasexual).  El ponente, conocido por codirigir el documental “Yes We Fuck”, fue recibido en el Aula Magna, que aunque estaba más vacía que de costumbre, estuvo totalmente atenta y participativa durante casi dos horas de monólogo. La bienvenida fue calurosa, ya que Arenas lo presentó ante el publico como “un referente para Hetaira, alguien que busca desmontar estigmas y estereotipos de las personas que se salen de la norma“.

Así, con algo de retraso motivada por problemas técnicos com el protector y el micrófono, el director de asistenciasexual.org empezó a explicar en qué consistía tal iniciativa. “Al hablar de la asistencia sexual“, Centeno insistió en que no “solamente se trata de construir un servicio nuevo”, sino que al definir este concepto “está en juego la imagen que se da de la diversidad funcional“. Como ejemplo de cómo no puede explicarse, a su modo de ver, en qué consiste la asistencia sexual, puso el documental de TV3. En esta producción, según considera el activista, algunas frases como “morirán sin ser tocados” suponen un refuerzo del estigma, “de la supuesto verdad inamovible que condiciona como si de una profecía se tratase”, sentenció Centeno.

Manejar la balanza entre libertad y seguridad

“Creo que cuando hablamos de un apoyo en situaciones de tanta intimidad como supone el acceso al cuerpo y además vinculado con el placer sexual, lo fundamental, lo que mejor garantiza que funcione, es la libertad absoluta para elegir a la persona con la que quieres hacer esta actividad”, afirmó Centeno.

Una tesis que, más tarde, en el turno de preguntas, sería cuestionada con la exposición de otro punto de vista, el de un asistente personal, quien consideró en voz alta que, tanto en su profesión como en la de un asistente sexual ” se trabaja con un material muy sensible”como es vida privada e íntima.“Pienso que no se puede ir en blanco en una profesión compleja con tanta responsabilidad”, añadió.

Centeno replicó y explicó su situación personal como una persona con diversidad funcional: “Mi libertad personal es más importante que cualquier tipo de titulación. Libertad absoluta quiere decir absoluta dentro del marco legal. No es despreciar la formación pero convertirla en obstáculo o filtro me parece un error”.

El debate, sin embargo, no se quedó atascado en un único tema. Media hora de constantes intervenciones trataron casi todos los temas de la ponencia: la inclusión social, el documental Yes, we fuck, la prostitución, y algunos conceptos ofensivos como acompañamiento erótico o eyaculación asistida, así como la diferencia entre discapacidad (término médico) y diversidad funcional (término de los derechos humanos), etc

Vídeo de la campaña Asistenciasexual

 

Anuncios