La situación para la comunidad gay en la República de Chechenia empeora. Con la completa pasividad de los locales y las autoridades de Moscú, en esta región del Caucaso se está realizando una limpieza sistemática de personas LGBT.

rusia-lgbt

Más de 100 gays se encuentran en paradero desconocido y según informaciones del diario ruso Novaya Gazeta existen campos de concentración donde se recluye, tortura y asesina a estas personas. Existen un total de 4 prisiones destinadas a este fin. Tras revelar estas informaciones el diario antisistema ruso no ha parado de recibir amenazas anónimas. A sus redacciones llegan a menudo cartas de homosexuales atemorizados por la situación que se vive. Cabe mencionar que la periodista Yelena Miláshina, principal investigadora de este hecho, se encuentra en paradero desconocido tras las amenazas de muerte recibidas contra su persona.

El llamamiento por parte de la comunidad internacional es unánime, hasta el punto que la presidenta alemana Angela Merkel pidió explícitamente al presidente ruso Vladimir Putin que investigase y pusiese fin a esta situación. Las concentraciones contra esta causa no han dejado de producirse a lo largo de Europa y América, especialmente frente a las embajadas y consulados de Rusia.

El presidente checheno, Ramzan Kadirov, tacha de falsas estas afirmaciones alegando que corresponden a una conspiración por parte de occidente y que en su república no existen personas gays, pues ‘sus familias ya se habrían encargado de mandarles a un lugar del que no regresarían’. Es el propio ejecutivo de Chechenia quien ha iniciado esta purga. La colaboración entre las autoridades y las familias en este genocidio es constante. Supervivientes relatan cómo al ser detenido y torturado te exigen que reveles tu red de contactos. Las torturas según afirman consisten en descargas eléctricas y palizas.

Cabe recordar que las proclamas homófobas por parte de las autoridades en el este de Europa, en especial en Rusia son evidentes tras la ratificación en 2013 por el Kremlin de la ‘Ley contra la propaganda homosexual’.

Este respaldo a la homofobia hace que muchos chechenos abandonen sus residencias y huyan a Moscú. Más allá de la religión musulmana que se practica en este territorio, la autonomía respecto a Rusia hace que tengan sus propias leyes, una de las más polémicas es la ‘Ley contra el honor familiar’, que pena algunas ‘deshonras’ con la muerte, cuyo asesinato puede ser cometido por el patriarca de la familia.

Anuncios